Fiducia Inmobiliaria

Es el negocio fiduciario que, en términos generales, tiene como finalidad la administración de recursos y bienes afectos a un proyecto inmobiliario o a la administración de los recursos asociados al desarrollo y ejecución de dicho proyecto, de acuerdo con las instrucciones señaladas en el contrato.

Existen distintas modalidades de fiducia inmobiliaria:

Fiducia inmobiliaria de preventa: Es el negocio fiduciario que conlleva para la sociedad fiduciaria como obligación principal, efectuar el recaudo de los dineros provenientes de la promoción y consecución de interesados en adquirir inmuebles dentro de un proyecto inmobiliario. En este caso la sociedad fiduciaria recibe los recursos como mecanismo de vinculación a un determinado proyecto inmobiliario y los administra e invierte mientras se cumplen las condiciones establecidas para ser destinados al desarrollo del proyecto inmobiliario.

Encargos fiduciaros de preventa: Son convenios comerciales celebrados entre la fiduciaria y el constructor para recibir mediante encargos fiduciarios los dineros para la separación de los inmuebles, tendientes al pago de las cuotas iniciales, con el fin de transferirlos a los constructores cuando estas evidencien que se cumplen las condiciones que determinan la viabilidad comercial, técnica y jurídica de los proyectos de construcción.

Fiducia Inmobiliaria de tesorería: Es el negocio fiduciario que tiene como finalidad principal encomendar a la sociedad fiduciaria la inversión y administración de los recursos en efectivo destinados a la ejecución de un proyecto inmobiliario.

Fiducia Inmobiliaria de administración y pagos: Es el negocio fiduciario en virtud del cual se transfiere un bien inmueble a la sociedad fiduciaria, sin perjuicio de la transferencia o no de otros bienes o recursos, para que administre el proyecto inmobiliario, efectúe los pagos asociados a su desarrollo de acuerdo con las instrucciones señaladas en el acto constitutivo y transfiera las unidades construidas a quienes resulten beneficiarios del respectivo contrato.

Fideicomiso puente inmobiliario: Esta estructura tiene como objetivo garantizar que un terreno será usado para la realización de un proyecto inmobiliario mientras se hacen los estudios y trámites municipales necesarios para llevarlo a cabo. El patrimonio está compuesto por el terreno en cuestión, el cual fue adquirido por el promotor/constructor (fideicomitente) gracias a un financiamiento otorgado por un inversionista (fideicomisario), el cual participará en el proyecto inmobiliario. Esta estructura puede modificarse para formar parte del fideicomiso inmobiliario, el cual facilitará la administración de todo el proyecto en sí.

Fideicomiso de control de flujos (cartas fianza): Esta estructura es muy usada en obras públicas y privadas licitadas y tiene como objetivo administrar los fondos otorgados por la entidad contratante (fideicomitente) para la realización de la obra. Para participar de la obra, el fideicomitente debe entregarle cartas fianza a la entidad. Al administrar los fondos mediante un fideicomiso, se minimiza el riesgo de ejecución de las cartas fianza y se asegura que los fondos serán usados exclusivamente en esta obra.